viernes, 29 de octubre de 2010

Entrevista de Día A Día a La Tigresa del Oriente



“Hay mucha historia detrás de la Tigresa del Oriente, se podría hacer una biografía bárbara”, se enorgullece la misma Tigresa. Y la verdad es que tiene con qué: detrás de este sorpresivo y bizarrísimo suceso de la música y de Internet hay una historia que no se vería nada mal en las páginas de un libro o en la pantalla grande.

Antes de la canción Nuevo amanecer, que la convirtió en una estrella de YouTube, y antes de En tus tierras bailaré, que triplicó el éxito al juntarla con otros dos íconos kitsch (Delfín Quishpe y Wendy Sulca), la Tigresa del Oriente fue maquilladora y esteticista y, de hecho, lo sigue siendo cuando baja del escenario.

“Tengo una pequeña estética y sigo trabajando en un canal de televisión como estilista”, cuenta la cantante peruana. “Hago todo lo que se hace en una peluquería: cortar cabello, limpieza facial, delineados de labios, cejas, cosmiatría, masajes, manicura, pedicura, todo. Ahora me estoy dedicando más a la caracterización, a transformar a los imitadores que trabajan en la televisión”.

“Tenía 17 años cuando quise buscar trabajo”, continúa la Tigresa, que se llama Judith Bustos y tiene 65 años. “Vi en el diario que buscaban peinadora para una telenovela. La primera vez que entré a un canal de televisión me sentía como una astronauta entrando a otro planeta, viendo las cámaras, las luces y todo eso. Eso de trabajar en el canal iba llenando la vocación que tenía. En aquel entonces llegaba mucha gente del extranjero a mi país: el Puma Rodríguez, Celia Cruz, Paloma San Basilio, Rafaella Carrá. Y los tenía delante mío, maquillándolos. La mayor emoción fue tener delante mío a Raphael, porque de jovencita me encantaba”.

–¿Y cómo nace la Tigresa?
–De pronto, ya pasaron los años, mis dos hijas habían crecido y eran profesionales. Yo siempre había querido hacer música, pero no pensé en la fama y el dinero, yo lo quería hacer para mí, para escuchar como sonaba lo que hacía, para darme el gusto. Y mis hijas me dijeron “bueno, mami, nosotras ya estamos grandes, hazlo”. Y ahí comencé a escribir la primera canción que fue Nuevo amanecer y dio la vuelta al mundo.

Creación propia. La inspiración para armar su personalidad escénica tiene mucho que ver con la infancia humilde de la Tigresa y con los pequeños felinos salvajes con los que jugaba cuando era una nena.

“Fui una niña pobre. Mi familia era numerosa, mis padres tuvieron 16 hijos”, relata ella. “Y cuando era chiquita, yo no jugaba con muñecas, sino con animalitos en vivo y en directo, porque vivía en la selva. Mi padre se dedicaba a explorar el caucho, por eso me llevaron a la selva de Iquitos, muy lejos de la ciudad. Jugábamos con tortuguitas, monitos, loritos y tigrecitos. Y bueno, pensé que todos los artistas tienen un nombre artístico, y me quise poner Tigresa. Y del Oriente peruano, porque soy bien peruana. Después pensé en el enterizo, en ponerme garras y en hacerme una melena. También me hice diseñar botas. Todo lo dibujé a mi manera, y así nació el vestuario de la Tigresa”.

–La fama te trajo también el reconocimiento de los gays, que te han tomado como un ícono. ¿Por qué pensás que es así?
–¡Hasta me han coronado como reina en una discoteca de Perú! Tengo muchos amigos gays y los amo. He estado cerca de los gays desde antes de ser artista, porque cuando era estilista venían los chiquillos y me contaban sus problemas y lloraban y yo lloraba con ellos. Tengo un recuerdo muy profundo. Ellos me decían que me sentían cariñosa y por eso venían a buscar apoyo moral y afecto. Y para mí era como un golpe al corazón, esos chicos eran como parte de mis hijos. Incluso en dos oportunidades han venido mamás a mi casa. Lo que les decía a las mamás era que ellas y sus maridos habían traído ese hijo al mundo, que sus hijos eran felices como eran y que ellos debían apoyarlos porque sino ¿quién lo iba a hacer?

–¿Cómo nació la colaboración con Delfín y Wendy en “En tus tierras bailaré”?
–Me llamó un chico, Sebastián, desde España, para decirme que tenía una canción. Me mandó la letra de Israel, en tus tierras bailaré y me pareció bonita. Creo que a nivel mundial tenemos esa mentalidad de que Israel siempre vive en conflicto. Y decir a través de la letra “ven a Israel” me pareció muy simpático. Cada uno hizo su video independientemente, yo lo hice en un sitio muy bonito de mi tierra, Delfín en Ecuador y Wendy con su mamá, lo enviamos y ellos los juntaron.

Lo que se viene. La gira que trajo a Buenos Aires a la Tigresa junto a Delfín Quishpe y Wendy Sulca es para la peruana la cresta de una particular ola, de la que no piensa bajarse por ahora. En principio, aparece como invitada junto a Andrés Calamaro en el video de la canción Pa’ trás, que Dante Spinetta grabó con la participación de Calle 13 y que se estrenará en unas semanas. “Me encantó estar entre tantas chicas lindas y jovencitas. Me dieron una parte muy bonita y estoy luciendo un vestido muy chiquito”, anticipa la Tigresa.

Y parece que eso la animó también al destape, ya que afirma que su próximo video, para la canción Felina, será “bien fuerte”. Pero de todas formas, la Tigresa seguirá siendo apta para todo público. “Se me ocurrió hacer una canción para niños, porque siempre se me acercan”, cuenta. “Se llama La Tigresita y estoy a punto de grabar el videoclip. Pienso poner muchos niños y vestirlos de tigrecitos”.

En córdoba. El viernes, la Tigresa del Oriente actuará en la fiesta de Halloween que tiene preparada el boliche Dorian Gray (Las Heras y Roque Sáenz Peña). El show comenzará a la medianoche. Por entradas, llamar al 153-686800.