miércoles, 27 de octubre de 2010

Vos.com.ar entrevista a La Tigresa del Oriente desde Córdoba



Por estos días, La Tigresa del Oriente se mueve como una auténtica celebrity. La gente se le acerca, la besa, la abraza, quiere inmortalizar ese encuentro con una foto. Sin embargo, las intenciones de los fans no quedan del todo claras, si por detrás de ese cholulismo automático hay burla o admiración genuina.

“El que no me quiera ver, que cambie, que ponga otra cosa. Y si escuchan la radio, que cambien el dial. Punto”. La peruana Judith Bustos (su nombre verdadero) anula a los detractores que le achacan su falta de talento, su carácter bizarro, con bastante sentido común. Y no hay otra que creerle porque ella se lo toma muy en serio.

El fin de semana pasado, La Tigresa actuó en YouFest, un evento en el Konex porteño donde compartió cartel con Wendy Sulca y Delfín, las otras dos estrellas de bajo presupuesto que, como ella, triunfaron gracias a YouTube. Ahora es el turno de probar al público cordobés: mañana, pasada la medianoche, la Tigresa ofrecerá un show en Dorian Gray, el boliche del Abasto.

Para promocionar la fecha, se llegó a la redacción de La Voz del Interior vestida con su habitual vestimenta atigrada y extravagante, lo cual lleva a pensar que el personaje que habita ese cuerpo lo hace de forma permanente.

–¿Qué tiene la Tigresa del Oriente de Yudith Bustos?
–Cuando Yudith se caracteriza como la Tigresa, da todo de sí. Es alegre y baila con sus fans. Judith, en cambio, es común y corriente. Un ama de casa, que tiene que cocinar y limpiar, que tiene dos hijas y un negocio. Pero cuando aparece un contrato, la Tigresa tiene que cumplir.

–Son dos personas que deben convivir.
–No sé, eso lo ves tú. En casa, soy una señora. Está la Tigresa y también trabajo para un canal de televisión de Perú, en un programa cómico. Allí soy caracterizadora. El programa es de humor político, se interpretan a diferentes personalidades de la política.

–El año pasado fuiste tapa de “Etiqueta Negra”, una revista que apunta a cierta elite cultural. ¿Cómo recibiste la propuesta?
–Como todo va pasando en mi vida: de forma natural. Me llamaron para hacer una carátula y acepté. Sé que es una revista muy buena, pero yo atiendo a todas las revistas, sin importar su prestigio, lo que esté detrás.

–En aquel artículo aconsejabas: “Tengas o no tengas buena voz, canta”.
–Sí, creo que eso lo dije en algún momento (risas). Yo no me creo cantante, desde el momento en que me puse a hacer música, fue porque me gusta, es mi vocación. Por diferentes cosas de la vida, no lo pude llevar a cabo antes. Si en su momento hubiera tenido el apoyo de mi padre, sería diferente, quizá hubiera sido mejor. Me casé muy joven y tuve dos niñas que hoy son profesionales. De señora ya adulta quise hacerlo y Dios me premió. Mi hija mayor me dijo ‘Dale mami’, y fue ahí cuando escribí Nuevo amanecer . Mis letras tratan de dar un mensaje

–No tenés ningún prejuicio con el rótulo bizarro.
–Para nada. Yo tengo mi personalidad bien firme. Si no la tuviera, ya le hubiera dado el gusto a la gente que me critica. Tengo toda una vida en los canales de televisión y he visto a mucha gente queriendo ser famosa y ganar dinero. No todos lo consiguieron.

–Estás grabando un nuevo trabajo, en una etapa de mucha popularidad.
–Sí, el disco va a tener 13 temas, todos inéditos y de mi autoría. Algunos son Felina , Adolescente y Dedicado a la alegría . Cada canción tiene un impacto, hay mensajes para los hijos y los padres a que conversen entre sí. El disco invita a la gente a bailar mientras Dios nos dé vida.

–Pensar en el retiro sería absurdo.
–Sí, querido, hay Tigresa para rato.

El show
La Tigresa del Oriente, este viernes en Dorian Gray (Las Heras y Roque Sáenz Peña). Anticipadas en Varona (General Paz casi 9 de Julio) o al teléfono (0351) 153-686969.

Vía | Vos