domingo, 4 de octubre de 2009

Etiqueta Negra: Manual para convertise en estrella de YouTube



La Tigresa Del Oriente, cantante cuyo videoclip ha sido visto once millones de veces en todo el mundo gracias a la Web, te revela en diez pasos qué debes hacer para convertirte en una estrella de Internet.

1. Invéntate un personaje.

Todas las personas que hacen música o de alguna manera son artistas, se ponen otro nombre. Yo me puse La Tigresa del Oriente porque nací en la selva, en el oriente peruano. Cuando quise ponerme el nombre artístico, mi madre me contó que yo nací en la selva del Perú. A mi padre lo habían contratado para trabajar en el caucho, y nos llevó a mis dos hermanos mayores y a mí, que todavía estaba en la barriga de mi madre. Viajamos tres días en bote por el río Amazonas, hasta una quebrada donde había un campamento. Ahí se instalaron. Como mi padre trabajaba, mi madre se quedaba sola. Y así dio a luz a una niña, en plena selva, solita. Esa niña soy yo. Cuando mi padre llegó, yo estaba ahí, morada, porque no había quién me cortara el cordón. Entonces mi padre me cortó el ombligo. Por eso, cuando yo ya tenía el disco avanzado, digo: «¿Qué nombre me pongo? La Tigresa del Oriente, pues». Entonces me fui a un mercado, compré una tela atigrada y yo misma me diseñé mi vestuario.

2. Tengas o no tengas voz, canta.

Un día me escapé del colegio para ir a cantar a una emisora donde llegaban unos chicos de una universidad de provincia. Tenía trece años. Mi madre me alistó para ir al colegio que estaba cerca de mi casa, pero yo, bien mosca, puse una faldita en la mochila, me fui a la casa de una amiguita y me cambié. Fui a la puerta de la radio y dije: «Quiero cantar, señor, para dar la bienvenida a los chicos». Así subí a un escenario por primera vez. No sé si lo hice bien o mal, pero bueno, me aplaudieron. También hay personas que me critican, porque nadie es moneda de oro para gustar a todo el mundo. Yo pienso: si de cien personas hay treinta que dicen «no me gusta la señora», «no canta bien», normal. Yo no canto para gustar a todo el mundo, yo canto porque a mí me gusta. Estoy haciendo lo que no pude hacer de joven, estoy demostrando a todas las señoras del Perú y del mundo que sí se puede hacer realidad un sueño.

3. Cuida tu figura.

Mi estilo de vestirme es así porque quiero llegar a mi público. Yo antes de ser artista soy una señora normal, pero cuando me visto para mi público me caracterizo. No estoy gordita, mi figura está todavía que puede, no me cuido nada, no voy al gimnasio. Es genético, las mujeres de la selva somos exuberantes. Hasta los setenta y ocho años mi madre tenía su figurita. Todo natural, ni retoques en la cara, para nada. Eso sí, estoy pensando en hacerme una lipoescultura, sacar un poquito de grasa del abdomen y, bueno, ya verá el doctor qué necesito. Estoy contenta porque no hago daño a nadie y a través de mis canciones, de mi vestuario, estoy dando a conocer la cultura de mi país.

4. Escoge un ritmo de moda.

La cumbia de la selva del Perú tiene un ritmo especial y yo tuve que elegir el ritmo de la tierra que me vio nacer para llegar a todo el Perú y el mundo. En mis inicios yo también hacía huainos, tengo fotos con pollera y todo, porque en ese momento no tenía definido lo que quería hacer, pero ya después me he centrado en la cumbia porque tiene un toque especial, un ritmo especial. También he hecho otros ritmos, en mi último disco tengo un ritmo parecido al de la cumbia del norte del Perú, pero siempre sin salirme de lo mío.

5. Crea una coreografía exótica.

Yo pienso que un personaje como el de La Tigresa no puede salir sola al escenario. Quiero sentirme acompañada. Yo, personalmente, tengo que tener un grupo de personas que demuestren el ritmo de los temas que yo hago. Al menos siempre he querido tener mi grupo completo, mis bailarinas. Es más, para mi nuevo disco tengo mi grupo y hasta les he puesto nombre: Los Tigritos del Ritmo Caliente. Así voy a promocionar mi grupo completo. Me parece importante, porque yo siempre tenía la idea de no sentirme sola, no cantar sola, quiero subir al escenario y ser feliz, pero ser feliz con todo mi grupo.

6. Graba un videoclip artesanal.

Cuando ya tuve el disco mezcladito, fui a una emisora y me lo pusieron. Ahí me escuchó un señor que tiene una tienda de música en el Centro de Lima. Un día me llama por teléfono y me dice: «Señora Tigresa, quiero invitarla para grabar su video en la selva». Yo le respondí que el disco no servía, que tenía el sonido latoso. Y me dijo: «Si a unos cuantos no les gusta, a otros sí les puede gustar. Yo sé de música, toda la vida he trabajado con artistas». Veinte días después nos fuimos a Pucallpa. Llegamos a la laguna de Yarinacocha y allí él me dijo: «Señora, ¿dónde está su disco?». ¡El disco estaba en blanco! Entonces me dice el señor: «Mira, Tigresa, ya estamos acá, hay que hacer algo». Grabamos el video con una versión que no me gustaba, pero no quedaba de otra.

7. Distribúyelo a quien puedas.

Al principio mis discos sólo se vendían en esa tiendita del Centro de Lima. «Éxitos del Mundo» se llamaba el lugar. Nadie más los vendía, pero al menos allí los conocieron algunos que después me buscaron en mis conciertos. El boca a boca funciona bien.

8. Compón tus propios temas.

Uno por sus vivencias conoce las conductas de algunas personas. Y en eso me he inspirado. El tema que se conoce mucho por YouTube, «Nuevo amanecer», está dedicado a las personas que dicen: yo soy así y nadie me va a cambiar. «Hombre madera» habla de un padre de familia que no sabe dar amor a sus hijos o a los allegados. ¿Qué hay en el corazón de alguien así? Yo no sé, pero por eso pregunto. En mi segunda producción tengo canciones para las que me he inspirado en los adolescentes, en los chicos o las chicas que están inseguros y no saben qué cosa van a ser de grandes. Trato de llegar al corazón de los hijos y de los padres a la vez, estoy dando un mensaje de buena conducta, aportando, ¿no?

9. Cuelga el video en YouTube.

Alguien escuchó el disco en la tienda del Centro de Lima. Esa persona vio el video allí y vino a mi casa. Fue hace unos cinco años. Era un chico que me dijo: «Tigresa, he venido para recoger tu disco. Véndemelo y lo voy a poner en el internet». Yo dije: «¿Internet? ¿Qué es eso?». Como al mes y medio comenzaron las llamadas: «¿Aló? Le llamo de Venezuela», «le estoy hablando de Costa Rica», «de Canadá», «de Japón». Yo no podía ni hablar. «¿Usted es la Tigresa?», me preguntó una persona. «Sí». «Te felicito, realmente tu música es linda, la letra, la melodía es hermosa». Y pensar que en mi país ni siquiera querían poner mis temas. Me dio rabia, porque aquí me dijeron que no servían. ¿Y cómo va a ser que de otros países me digan que están lindos?

10. Disfruta la fama.

La gente me dice: «Tigresa, ¿cómo ha cambiado tu vida ahora que eres famosa?». Y yo respondo que mi vida no ha cambiado para nada, sigo siendo la misma señora Judith Bustos. Lo más colosal pasó un día que sonó mi celular y me dijeron: «Deseo hablar con La Tigresa del Oriente. Habla el gerente general de la Warner Music de México». El hombre me preguntó si había firmado contrato con alguna disquera internacional. Le dije que no. Me dijo: «Qué bueno, porque su música está padrísima». Entonces lo interrumpo: «Señor, yo en estos momentos estoy saliendo a trabajar, mejor mañana conversamos. Pero antes quisiera saber qué cosa es la Warner, disculpe la ignorancia». Firmamos y ¿sabes qué? Ni siquiera fue por el disco arreglado, sino por el disco original. Pero ya han hecho una versión de mi tema «Nuevo amanecer» en un antro mix, que es un ritmo para bailar en discoteca.

3 comentarios:

se llama Natalia dijo...

Tigresa gracias por los consejos! sigue haciendo mas canciones para que sigas siendo tan exitosa y amada. Tu aportas muchas energias positivas y tus canciones dan alegría.

Anónimo dijo...

Por dios Señora deje de hacer el ridiculo, nos hace ver mal fuera del Perú.
empero usted da risa, es como la indeosincracia peruana pero de un nivel super ignorante.

Anónimo dijo...

Impresionante que de verdad usted crea que hace buena musica y que la invitan a programas del estranjero por su ¨talento¨, la verdad es que cuando usted se va, no paran de burlarse o hacer comentarios socarrones. Lo que si hay que reconocer es que ha hecho su sueño realidad y que no es necesario talento para hacerse un lugar en el mundo musical sudamericano o hispano parlante.